38.4 C
Esperanza
viernes, diciembre 9, 2022
InicioActualidadUn acto de sangre, locura y muerte

Un acto de sangre, locura y muerte

Un hombre falleció y cinco adolescentes resultaron heridos en el marco de un salvaje ataque perpetrado este viernes pasadas las 13 en inmediaciones de Colastiné Norte. El conductor del vehículo murió tras recibir una puñalada en el cuello.

 

La traffic realiza de manera habitual traslados de cadetes del Liceo Militar General Belgrano desde la localidad de San Javier.
Dos jóvenes de 16 y 17 años fueron trasladados al hospital Cullen con heridas de arma blanca en el rostro y en el cuello, y se encuentran estables.
En tanto, otros tres menores fueron trasladados al hospital de Niños Orlando Alassia, con heridas de arma blanca pero fuera de peligro.
La policía interceptó a la traffic en el kilómetro 6 de la ruta 1 y logró aprehender al presunto agresor.
Testigos de lo ocurrido relataron en el lugar de los hechos que el hombre fallecido era cliente habitual del local, y que fue atacado cuando iba a ingresar al vehículo tras realizar una compra en la panadería.
El agresor huyó en la traffic con varios cadetes a bordo, y fue interceptada por la policía.
La persona aprehendida, identificada como M.K., de 19 años, con pasado reciente en el Liceo.
Interviene en el hecho la Policía Federal, la Agencia de Investigación Criminal y la fiscal de homicidios en turno, Ana Laura Gioria. Fuentes policiales confirmaron que la víctima fatal del ataque es Rubén Walesbert, de 71 años, oriundo de San Javier.
El motivo del ataque y las circunstancias que lo rodean aún son confusas; testigos y fuentes cercanas a la investigación sostienen que el agresor se encontraba en el lugar a la espera del arribo de la traffic, que cada viernes se detenía en la panadería, al emprender el viaje hacia San Javier. Cuando el conductor de la traffic descendió, el agresor ingresó en el vehículo y atacó a los ocupantes. Cuando el chofer quiso ingresar al vehículo, fue atacado de una puñalada en el cuello y falleció a los pocos minutos en el lugar.
M.K., tiene 19 años y es oriundo de Humboldt. Fue alumno de la institución educativa del Ejército, de la que lo expulsaron el año pasado por bajo rendimiento académico, según el coronel Cornejo Diez, director del Liceo Militar.
Lo que se cuenta en Humboldt es que se trata de una familia humilde, por lo que el joven habría estado becado, pero que la pandemia, al no tener recursos y un hogar suficientemente capacitado para sostenerlo, hizo que bajara fuertemente su rendimiento escolar y terminó fuera de la institución.
Las razones de porqué cometió semejante crimen, que fue planificado al decir de fuentes de este medio, porque se habría encontrado un cuaderno con anotaciones y horarios del tránsito de la Taffic, quedan en el conocimiento del detenido.

Comunicado
El Ejército Argentino mientras tanto, emitió un comunicado tras el brutal ataque protagonizado por el exestudiante del Liceo Militar General Belgrano, en la ruta 1. En el mismo dio detalles de lo sucedido y se solidarizó con la familia de Rubén Walembert, el chofer asesinado.
“En horas de la tarde del día de hoy (19 de agosto), un grupo de diez cadetes pertenecientes al Liceo Militar General Belgrano de la localidad de Santa Fe, fue víctima de una violenta agresión llevada a cabo por un joven en cercanías de la localidad de Colastiné, mientras realizaban una parada camino a la localidad de San Javier.
Los cadetes se trasladaban en un vehículo particular del tipo minibús”, comenzaron narrando en el comunicado. Explicaron que “el agresor abordó el vehículo y atacó con un arma blanca al chofer, ocasionándole la muerte; luego secuestró la trafic, que a los 5 km aproximadamente, fue interceptada y el agresor detenido por la policía provincial.
Durante el secuestro, tres cadetes sufrieron lesiones de diversa gravedad, encontrándose fuera de peligro. Dos de los jóvenes se encuentran en observación en el Hospital Cullen de la localidad de Santa Fe y un tercero se halla fuera de peligro en el Hospital de Niños de la misma ciudad”. Vale aclarar que los heridos por el ataque fueron cinco: dos de ellos fueron derivados al Cullen y otros tres al Hospital Alassia. Hasta el domingo dos de las víctimas habían sido dadas de alta. Luego, informaron que el agresor pudo ser identificado como un ex cadete de ese Liceo Militar y los jóvenes heridos se encuentran acompañados y asistidos por las autoridades del Liceo Militar, organismo que permanece atento a la investigación policial iniciada. “La Institución se solidariza con los allegados del chofer fallecido y manifiesta su pesar frente a lo ocurrido”, concluyeron.

Cómo fue el ataque
La afiebrada secuencia comenzó cuando, en horas del mediodía, una combi del transporte Tío Mario de la localidad de San Javier frenó en la panadería La Perla de Colastiné para que los diez cadetes que se trasladaban pudieran comprar un refrigerio, tal como lo hacían cada viernes.
En medio de esa secuencia, un ex alumno de la institución, identificado como Martín Kunz –de 19 años y oriundo de Humboldt– que fue expulsado en 2021, se subió a la Traffic y atacó a cuchillazos a sus ex compañeros de escuela.
La situación intentó ser frenada por el chofer de la combi, Rubén Walembert (71). Sin embargo, el conductor terminó con tres puntazos en el cuello que le provocaron un inmediato desvanecimiento” dice el comunicado.
La ira homicida de Kunz continuó cuando obligó a uno de los estudiantes que iban a bordo a manejar la camioneta por la ruta 1 en dirección al norte.
A bordo habían quedado al menos cinco jóvenes y adolescentes, los que no lograron escaparse en la zona de la panadería.
El derrotero se extendió hasta el kilómetro 7 de la ruta 1, cuando al pasar la calle Bonsembiante, agentes del Comando Radioeléctrico de la Costa lograron interceptar el vehículo y ponerle punto final al raid criminal del ex cadete. A partir de allí, arrancó la reconstrucción del hecho.

Huellas, rastros y mucha sangre
Tras el ataque, el cadáver de Walesbert quedó tirado en la puerta de la panadería La Perla.
En medio de un reguero de sangre, el cuerpo fue cubierto con una cortina del local comercial hasta que llegaron los peritos de la Agencia de Investigación Criminal, como también un móvil de agentes de la Policía Federal Argentina, ya que las víctimas forman parte del Liceo Militar, un organismo nacional.
El cadáver de Walesbert fue enfundado y cargado en una camioneta de los Bomberos Zapadores.
Luego fue trasladado hasta la Morgue Judicial para su posterior autopsia ante el Cuerpo Médico Forense, tal como lo dispuso la fiscal en turno, Ana Laura Gioria, de la Unidad Especial de Homicidios.
En tanto, los cinco jóvenes que resultaron heridos fueron llevados a los hospitales Orlando Alassia (tres) y José María Cullen (dos).

Fuentes: Aire de Santa Fe, Infobae y El Colono del Oeste.