22.6 C
Esperanza
viernes, agosto 12, 2022
InicioActualidadUn desafío de redes que pudo tener un final más grave

Un desafío de redes que pudo tener un final más grave

Tras una serie de diálogos con fuentes cercana a los hechos, El Colono del Oeste pudo conocer sobre un siniestro ígneo acaecido en la histórica Escuela Normal Superior de Esperanza.

La Escuela Normal tiene 750 alumnos en turno mañana y turno tarde en el nivel medio y cumple 126 años, siendo una de las escuelas normales históricas en ese orden, en la provincia de Santa Fe y en la Argentina.

En ella estudiaron políticos, artistas, empresarios y profesionales de renombre en la ciudad, en la provincia y en el país.

Lo que pudimos saber es que los hechos habrían comenzado a desandarse ayer lunes aproximadamente a las 11,45, en una clase de la materia Plástica en un aula que da a la calle Maestro Donnet, en uno de los segundo año de la entidad educativa.

Por lo que se dice, un chico y una chica, de unos 14 años, habrían querido cumplir un desafío que aparece en las redes sociales, aparentemente en la popular TIK TOK. Lo que nunca imaginaron fue semejante evacuación de alumnos y personal escolar.

Los pisos de la escuela en esa zona son de madera de Pinotea y los pibes pusieron- se dice por estas horas-  en un agujero de la madera, un producto que se usa para borrar tinta, blanco, que ardió a partir del fuego de un encendedor que los chicos usaron.

“Atontados” por las redes sociales en “desafíos” que arman los adultos para ellos, muchos chicos no miden consecuencias y fue que en esta oportunidad, el fuego cayó al interior del piso que tiene un metro y medio de aireación en toda la escuela que ocupa una manzana íntegra.

En un momento dado, y de acuerdo a las fuentes, el humo comenzó a salir por el piso, los estudiantes vieron estas circunstancias y advirtieron a la docente, la que llamó a las autoridades.

Aqui hay que citar a la Preceptora, que se ve está preparada para esta emergencia, la que tomó un matafuego y con una acción decidida  pudo sofocar el incendio, que si bien era tenue en llamas, intensificaba su calor a grados importantes.

Los bomberos llegaron tras ser llamados- están a 50 metros del lugar, otro hecho fortuito que ayudó en el problema- y luego de verificar, midieron la temperatura del interior del piso del aula que estaba en los doscientos grados, confiaron personas consultadas por cronistas de este medio.

Como no había fuego era necesario esperar que se disipara el intenso humo, pero antes que eso pasara, se encendió nuevamente y una vez más, la Precepetora con otro matafuego lo apagó.

Ya los estudiantes habían sido evacuados.

Retornaron los bomberos y  debieron cortar el piso, hacer ingresar personal y terminar con el riesgo con mangueras con agua. El daño está estimando en medio millón de pesos como mínimo. Como dice el dicho, lo que no te quema el fuego te lo daña el agua en cualquier incendio.

Una combinación de adultos multimillonarios -dueños de medios poderosos como los de las redes sociales- controlados por nadie y castigados por ninguno, y “juegos” para adolescentes que jamás dimensionan la gravedad de lo actos que van a cometer, son una combinación nefasta que ponen en riesgo a las propias criaturas y a quienes conviven con ellos. Antecedentes en el mundo entero sobran.

Está claro que las familias hoy hacen lo que pueden, las escuelas para lo que les alcanza y lo demás, el otro 50 por ciento, está en manos del Dios o del Diablo.

Cabe indicar que e la jornada de la fecha hubo una reuión de las autoridades escolares con los padres del alumnado.

Detalle

Un hecho que hay que citar y que las personas cercanas a la educación conocen, es que el dinero con que se mantiene la Escuela Normal Superior, uno de los “tesoros” arquitectónicos, históricos y educativos de Esperanza, la Provincia y la Nación es groseramente insuficiente. Un establecimiento de cuatro niveles educativos que tiene más de 1.700 alumnos estimativamente, recibe el dinero de una Escuela Rural como fondos de mantenimiento. Lo demás, es dádiva de la comunidad esperancina y un trabajo sin descanso de las autoridades y de la comunidad eductiva.

No tiene red de gas, no posee agua caliente, su sistema de frío y calor es penoso y es un edificio más que centenario. La mano amiga de ex alumnos que fueron y son políticos, empresarios y profesionales, subsanó sistemas de cloacas, techos, pinturas, solo por amor y agradecimiento a la escuela, sus docentes y personal no docente.

Mucho se habla de calidad educativa entre los ministros argentinos de Educación, y tienen la genial idea de dar una hora más de clase para ello, cuando a las aulas no les alcanzan ni las estufas ni los ventiladores de pie siquiera.

                                                    Daniel Frank