16 C
Esperanza
miércoles, octubre 21, 2020
Inicio Actualidad Una lágrima enorme y un aplauso sostenido

Una lágrima enorme y un aplauso sostenido

En la tarde de ayer, en la convecina comunidad de Pujato Norte, más precisamente en un predio rural que se ubica entre esa localidad y Esperanza, al sur de nuestra planta urbana,  un hombre estaba manejando un tractor.

Su sobrino de tres años estaba en el lugar, y en un momento dado, este trabajador rural no se dio cuenta que el pequeño estaba en riesgo, por lo que ejecutó una maniobra que posibilitó el muy grave accidente.

El hombre rural era familiar directo del pequeño y rápidamente ante la desesperación del momento, pudieron llamar al servicio de emergencia, que llegó con una ambulancia a través de Ruta Provincial 6.

El personal médico hizo todo lo que se pudo, pero desgraciadamente el niño no pudo sobrevivir, lo que ha causado un tremendo dolor en la familia y en toda la zona.

En las noticias necrológicas de hoy se dice que falleció  Milo Mauricio Parvex, a la edad de 3 años, sepultura hoy -martes 29- a las 10,30. Sus restos serán depositados en el cementerio municipal de Esperanza. Servicio de Acastello y Rosso.

Excelente

El día de ayer -lunes 28 de setiembre- será recordado toda la vida, especialmente por un joven esperancino. Un grupo de amigos estaba en una casa de calle General Paz,  cercana a la ruta provincial Nº 70. Fue cuando los amigos notaron que algo no andaba bien con uno de ellos, esperancino de 26 años.

El muchacho tenía un paro cardíaco y uno de los amigos sabía RCP, por lo que sin perder la calma, comenzó con la tarea de salvarle la vida, mientras los otros ayudaban.

Uno de ellos llamó al servicio de emergencias 107 que llegó muy rápidamente, ayudando que este servicio se ubica a pocas cuadras del lugar donde ocurrían los hechos. Una vez que los médicos con toda la aparatología necesaria se hicieron cargo de la situación, el paciente pudo salir del duro trance que atravesaba.

Posteriormente fue trasladado al Hospital de nuestra ciudad, donde los profesionales médicos y las enfermeras hicieron el resto, para felicidad del joven, su familia y sus amigos. Entre todos, le salvaron la vida.