21.7 C
Esperanza
jueves, octubre 22, 2020
Inicio Actualidad Fútbol: A 36 años de un partido histórico

Fútbol: A 36 años de un partido histórico

“Ayer se cumplieron 36 años de aquel encuentro en el cual el seleccionado de Liga Esperancina de Fútbol derrotara a su par de Rafaela en la primera final del torneo provincial, que terminara ganando el combinado de nuestra liga”
Por aquellos años, el fútbol del interior no tenía la posibilidad de jugar periódicamente en torneos a nivel nacional, no existían los certámenes que hay en el presente y apenas los clubes participaban del “regional” que clasificaba a los Nacionales y en cuanto a los seleccionados liguistas, se desarrollaba la Copa “Beccar Varela” donde tomaban parte los campeones de cada provincia.
Así fue que aquel 14 de mayo de 1984, comenzaba a jugarse la gran final santafesina entre los seleccionados liguistas de Esperanza y Rafaela, instancia en la cual se escribiría una de las historias más importantes para nuestro fútbol.
La crónica de lo acontecido en aquella jornada que terminó siendo uno de los hitos más destacados para nuestra región, señala que el seleccionado de Liga Esperancina de Fútbol visitaba a Liga Rafaelina en el estadio “Coloso de Calle Ayacucho” del club Nueve de Julio y con gol de “Fredy” Fernández, delantero de Mitre, el elenco que era dirigido por “Baioco” Invinkelried, se imponía 1 a 0; resultado que sería determinante para que una semana después en cancha de Bartolomé Mitre, se completara la final con la consagración esperancina.
Nuestro periódico, a través de nuestro amigo y colaborador Oscar Lucio Bogao (f), estuvo presente en aquella jornada reflejando con su comentario en las páginas del diario lo sucedido aquella tarde.
“Ante un marco excepcional de público, el seleccionado esperancina de fútbol siguió su marcha hacia el título provincial por la Copa Beccar Varela al vencer a su similar de la Liga Rafaelina por un gol a cero en cancha de 9 de Julio.”
Fue un cotejo apenas discreto, con un primer tiempo angustiante por lo mal jugado por parte de los dos. Al término de esa primera etapa se cometieron cuarenta foules, lo que atestigua nuestra afirmación. Es que Esperanza salió con un planteo conservador, colocando a sus mediocampistas más en posición de contención que de creación, formándose entonces muchas parejitas por todos los sectores del campo. Rafaela no podía superar entonces ese vallado, pues no tenía un solo hombre que aquietara la pelota, que pensara, que serenara el balón y todo quedó entonces para los pelotazos o el juego a la olla donde lógicamente ganaban una y otra vez Micol o Buffet. Los esperancinos en este primer tiempo, solo por algunos disparos de fuera del área de Bassita, inquietaron a Piccard.”
“Pese a todo este planteo, la gente de Rafaela fue la que tuvo en toda esa primera etapa las situaciones propicias. Colombo pasó a ser figura preponderante. Drigatti en una ocasión, Carneiro en otra ponen a prueba al joven golero esperancino. Sobre el final -Ortega jugándose en su área- salva sobre la línea un remate de Veronesse cuando ya había sido superado Colombo. Ese parcial en cero favorecía a los dirigidos por Invinkelried, pero era un justo castigo para ambos –reiteramos- por lo mal que se jugó en todos los sectores.”
“En el complemento, sin cambios los dos equipos, Rafaela sale a presionar a Esperanza. El viento a favor de los locales (que calmó recién sobre el final del partido) hizo que ese asedio se hiciera sentir. A los dos minutos del complemento Riberi cabeceó en buena posición y se lució otra vez Colombo. Pero tres minutos después sale un rápido contraataque esperancino, Bernaus da la pelota a Fernández, este se esfuerza, sale Picard, parecía que la pelota era de él, pero la pierde y Fernández –con su costumbre de correrlas a todas- sacude la red poniendo en ganancia a los esperancinos, ante un estadio que no lo podía creer.”
“De allí en más –quedaban cuarenta minutos por jugar- Rafaela fue un aluvión. Durante quince minutos el gol rondó por la ciudadela de Colombo. Drigatti en dos oportunidades, Ruatta en otra se pierden el empate. Una oportunidad afuera y dos buenas intenciones de Colombo. Mientras Esperanza sequía esperando, tratando de salir de contraataque, encontrándose en algunos momentos Bologna, Giménez y Rodríguez para buscar a Fernández o Bernaus que en sus corridas desnudaban algunas imperfecciones en la última línea local. Pero Rafaela insistía sobre el marco de Colombo, apretando, ahogando a un Esperanza que con oficio dejaba que los minutos corrieran en su favor. Cada corner, cada centro sobre el área visitante era un borbollón, pero de él lo que mostraban su valía eran los integrantes de la última línea celeste o el arquero, que en una y otra vez ahogó el grito de gol de la parcialidad rafaelina.”
“Drigatti, Riberi, que recién en este segundo tiempo con la peligrosidad que le es conocida. Pellegrini y Mauri fueron los que más probaron en igualar con sus remates y que permitieron el lucimiento de Colombo, que incluso sobre el final le tapó un buen cabezazo al puntero izquierdo.”
Así ganó Esperanza este partido, que le abre muchísimas posibilidades para el próximo domingo en cancha de Mitre. Un cotejo que contó con un arbitraje muy bueno de Esteban Aquino. De buscar figura sin dudas que nos quedamos con Colombo, Micol, Buffet, Fernández en la visita; Drigatti, Pellegrini (mientras estuvo, Mauri y Carnero en los locales. Queda entonces una semana para que Invinkelried piense su esquema de juego para este partido que puede coronar a Esperanza, después de veinticuatro años, en campeón de la provincia.”

RAFAELA 0 – ESPERANZA 1
Cancha: 9 de Julio.
Arbitro: E. Aquino (muy bien)
Recaudación: $a 46.000-.

RAFAELA: Picard; Alfaro, Vallejos, Pellegrini (Maniacci) y Veronesse; Villa, Mauri y Carneiro; Drigatti, Ruatta (Bermúdez) y Riberi. AS: Medrán. DT: C. Veronesse.
ESPERANZA: Colombo; Tascón, Buffet, Micol y Bassitta; Rodríguez, Bologna y Giménez; Bernaus, Fernández y Ortega. AS: Mercke. DT: W. Invinkelried.
Gol: ST: 5m. Fernández.