Sign in / Join

Califican en situación de “abandono” a la Escuela “Gregoria Matorras”

Ya el año pasado, publicábamos la penosa realidad que vive la Escuela de nivel medio y técnico Nº 644 “Gregoria Matorras” ante la falta d efondos nacionales y la decisión de la empresa constructora de abandonar los trabajos. Hoy, una manifestación pública lo relata.

“El edificio de la escuela se presenta con una obra abandonada, literalmente “abandonada”, a la suerte de vaya a saber quién o quienes o cuales políticas provinciales, nacionales, lo cierto es que tanto alumnos como todo el personal tiene que realizar sus tareas en distintos lugares, aulas en edificios no previstos para tales fines, espacios improvisados, alumnos y docentes trasladándose de un lugar a otro según el horario, el curso, la disponibilidad, etc. un verdadero caos, que solo se disimula por la buena voluntad de sus actores.
Es probable que los títulos que otorga esta institución sean los de mayor salida laboral dentro de las posibilidades en nuestra ciudad, títulos y terminalidades muy importantes que contrastan enormemente con las condiciones de trabajo y de estudio, más allá de la buena predisposición de alumnos, docentes y directivos.
El edificio de la escuela se presenta con una obra abandonada, literalmente “abandonada”, a la suerte de vaya a saber quién o quienes o cuales políticas provinciales, nacionales, lo cierto es que tanto alumnos como todo el personal tiene que realizar sus tareas en distintos lugares, aulas en edificios no previstos para tales fines, espacios improvisados, alumnos y docentes trasladándose de un lugar a otro según el horario, el curso, la disponibilidad, etc. un verdadero caos, que solo se disimula por la buena voluntad de sus actores.-
Como si esto fuera poco la no inversión en educación se ve reflejada hoy en todas las escuelas con cursos con más de 40 alumnos, que solo el que alguna vez estuvo frente al aula, sabe lo que esto significa, siendo esto no solo un problema del profesor sino un verdadero problema para los estudiantes, quienes están incómodos, apretados, donde la falta de acústica de los espacios no permite escucharse, dialogar normalmente, escuchar al profesor, etcéteras.
Podría seguir horas y renglones describiendo una situación que a veces se presenta insoportable, está bueno pensar que cuando un maestro o profe hace paro, lo hace porque obviamente no le alcanza la plata como a muchos hoy en este país pero además porque se siente destratado, ninguneado y menospreciado por políticas públicas que empeoran, como siempre desde mucho tiempo a esta parte, la educación pública está sostenida por la responsabilidad de los papás que mandan sus hijos a la escuela deseando lo mejor para ellos, por los alumnos que le ponen ganas y se esfuerzan y por los maestros y profesores que todos los días se presentan a trabajar en condiciones cada vez peores”. Guillermo Christen

Deja una respuesta