Sign in / Join

Casi $ 6.000.000 para restaurar el templo que protegió a los inmigrantes

Pensar la fundación de la Colonia Esperanza en laProvincia de Santa Fe, remite con rapidez a la
llegada masiva de inmigrantes al país iniciada apartir de la segunda mitad del siglo XIX. Con el
arribo de 200 familias europeas a principios defebrero de 1856, y su instalación en la margenderecha del río Salado, se materializa el primer hito del plan decolonización de la provinciade Santa Fe.
El antecedente más cercano de una incursión indígena que pusiera en peligro un poblado de la zonase halla en 1839, diecisieteaños antes de la llegada de los inmigrantes a Esperanza, con los ataques a los fuertes La Ramada y Los Corrales. Dos años antes, en 1837 se registra
ron hechos armados en la jurisdicción del Cantón Cabrera, ubicado entre lo que hoy son las localidades de Nelson y Llambi Campbell. A partir de allí se sucedieron constantes incursiones contralos indígenas, que losexpulsaron de esa zona.

Recordando que las tierras donde se  asentó la Colonia Esperanza se encontraban libres de los
denominados indios montaraces, remite inmediatamentea la presencia de las llamadas reducciones, en concreto a la reducción del Sauce, por ser la más próxima a la Colonia.
La misma había surgido en 1824, cuando Estanislao López, traslada la reducción de San Jerónimo del Rey (que databa de 1750), destruida por los montaraces, a los terrenos donde actualmente se encuentra San Jerónimo del Sauce, y se pone bajo la doctrina de los padres franciscanos una comunidad de abipones, que pertenecían al grupo étnico Guaycurú.
Cuando se firmó en 1853 el contrato entre Aarón Castellanos y el gobierno de Santa Fe la poblacióndel Sauce, entre criollos y aborígenes, era de 700 personas. También estaba emplazado allí un cantón con soldados.
También hay que destacar que en 1855, fueron los pobladores de la colonia indígena del Sauce
quienes trabajaron para la futura instalación de Esperanza en la construcción de los ranchos que
ocuparían luego los inmigrantes. Ricardo Foster, solicitaba en una carta al gobierno de la provincia, que el mismo “auxilie con indios de los contornos en el mayor número que sea posible”. Estos peones indios permanecieron trabajando en la colonia cuando ya estaban instalados los primeros inmigrantes. Incluso muchos indígenas se insertaron en el servicio de los colonos con el paso del tiempo. Con estos datos se puede inferir que para los primeros inmigrantes, el  indígena no era un ser desconocido. Sin embargo, este dato sobre la participación de los indígenas en la construcción de los ranchos de la Colonia pasa desapercibido en la historia de Esperanza, a tal punto que en 1858 fue prohibida la presencia de indígenas en las concesiones sin orden estricta que lo justificara como lo relata Gastón Gori. (Fuente: Ockstat, Waldemar Hernán).

Aporte

El gobernador de la provincia firmó un convenio con Daniel Ríos, jefe comunal de San Jerónimo del Sauce para refaccionar el templo que está declarado monumento histórico nacional.

Sabido es que con los más de 190 años que tiene este templo que es el más antiguo de todo el departamento Las Colonias, sufrió el deterioro producto del paso del tiempo.

Ante esto hay voces que se alzaron constantemente para que se pueda restaurar dicho monumento.

Como está declarado patrimonio histórico nacional, la autorización debe realizarla el Gobierno Nacional pero para ir adelantando caminos a esta decisión administrativa, el gobierno provincial se comprometió a aportar $ 5.850.000 para comenzar con los trabajos de refacción de este templo.

Recordamos que las paredes están asentadas en barro y el revoque de gran parte del templo también es de barro y lo que quieren detener en primera instancia es la gran humedad con la que cuenta el edificio.

El arquitecto Sattler, que viene siguiendo los pasos a tener en cuenta, detalló que se va a trabajar con shock eléctricos para la detención de la humedad, que ese trabajo ya lo realizaron en el templo de San Jerónimo Norte dando muy buenos resultados y también manifestó que se va a contratar seguramente personal idóneo para llevar adelante algunas obras. Parte de ellas la realizaría los mismos sauceros que tienen conocimientos en el trabajo de revoques en barro, y para otras tareas se contrataría algunas firmas especializadas para recuperar y dejar en excelentes condiciones ese edificio.

 La fotografía muestra la última y reciente cabalgata de la fe, que visita siete capillas antiguas desde San Jerónimo del Sauce hasta Franck, pasando por el Paraje La Vigilancia, Las Tunas, San Jerónimo Norte, San Wendelino y Santa María Norte.
 
 

Deja una respuesta