Sign in / Join

Cuatro millones de niños argentinos involucrados en las “fallas” de la ANSES

Miles de beneficiarios de Asignación Universal por Hijo y Asignaciones Familiares de todo el país se vieron perjudicados, en los últimos días, por fallas en el nuevo sistema de liquidación que puso en marcha Anses.

Las ciudades y poblaciones del país no escapan a esta situación que podría explotar en las próximas horas si desde la administración central no logran corregir el error.
En la ciudad, existen muchos  niños y niñas que perciben la Asignación Universal y miles son beneficiarios de las Asignaciones Familiares.
Las liquidaciones de todos ellos dependen de un nuevo sistema informático (Cobertura Universal de Niñez y Adolescencia -CUNA) que puso en vigencia la administración de Anses durante el corriente mes.
Lo cierto es que el sistema presenta reiteradas y múltiples fallas que se traducen en la imposibilidad del cobro de los beneficiarios.
Los primeros perjudicados fueron los titulares de las AUH quienes cobraban habitualmente los primeros días del mes.
Cuando fueron al cajero automático, el dinero no estaba acreditado. Cuando consultaron en la oficina de Anses, los empleados les informaron que por los cambios en el sistema el cobro se había pasado a día 12. Lo estipulado no ocurrió. En los últimos días, informaron que los pagos recién se van a acreditar entre el 20 y el 23.
Los trabajadores del organismo nacional no cuentan con más información que las reiteradas postergaciones de la fecha ni más explicaciones que las pocas que les llegan por vía extraoficial.
Por otra parte, los beneficiarios -casi todos ellos dependientes de esos ingresos para alimentación y necesidades básicas- vagan de un lugar a otro sin precisiones y con promesas.
Las fallas también afectan a los trabajadores en relación de dependencia, monotributistas, jubilados y pensionados y beneficiarios del fondo de desempleo que perciben asignaciones familiares. Surgen impedimentos para el cobro que no pueden ser explicados y la única respuesta que reciben esos beneficiarios que es “vuelvan la otra semana”.
Esta situación, sumada a numerosas suspensiones “por presunción de ingreso” aplicadas al pago de AUH, en los últimos dos meses, es motivo de que familias enteras hayan quedado sin ingresos en los tiempos más duros de la economía del país.
Detrás de esta falla informática y las presunciones de ingresos que luego terminan siendo explicadas parece existir la sospecha de una maniobra que tiene como única finalidad postergar los pagos, dejar en el camino mensualidades enteras y oxigenar las arcas del organismo a costa de los vulnerables y vulnerados de siempre: los niños.

Deja una respuesta