19.3 C
Esperanza
jueves, octubre 1, 2020
Inicio Actualidad Cululú: De Arroyo a Cloaca

Cululú: De Arroyo a Cloaca

“La cantidad de pescados podridos que hay en el Cululú es impresionante, al igual que el olor a podrido” dice a El Colono del Oeste un reconocido propietario y hombre de campo de Las Colonias. Y todo se corrobora en el lugar con los hehos y los repetidos comentarios de los vecinos, muy enojados por este desastre.

Todos los consultados señalan como responsables a empresas e industrias de aguas arriba, y se nota por la falta de agua en los arroyos. Como era tradicional en otros tiempos, donde el conflicto fue muy fuerte y duró años hasta qaue se alcanzaron acuerdos entre empresarios, funcionarios del gobierno y un grupo de vecinos, liderados por el Club de Caza y Pescar El Zar de Humboldt.
Pero, al parecer, las soluciones alcanzadas ayer, son problemas del hoy y todo cambió, para nada modificarse.
Los colegas de El Santafesino, afirman que “olores nauseabundos y tonalidades poco comunes, se reeditaron como postales del pasado en las últimas semanas.
Se abre otro frente de preocupación en los ecosistemas de la región.
Vecinos y dirigentes de Las Colonias advierten contaminación en los arroyos Las Prusianas y Cululú
En concreto, los arroyos Cululú y Las Prusianas evidenciaron nuevamente señales de contaminación.

Vecinos de Humboldt
“Esto es cíclico. El año pasado pasó a partir del 16 de agosto”, puntualizó a El Santafesino Miguel Bisang, presidente del Club de Caza y Pesca “El Zar”, que tiene su base en Villa Paso de las Piedras (Colonia Rivadavia). En ese lugar, tanto los 255 socios de la entidad como los propietarios de los ranchos son testigos de este problema crónico que padece el arroyo Cululú y que tuvo su momento más crítico hacia finales de la década del 90.
El dirigente, también explicó que estos efluentes cobran notoriedad porque “hay poca lluvia y los ríos están bajos”.
En idéntico sentido, se expresó el guardafauna honorario Juan Martín Mastropaolo, quien ratificó que “hace años que estamos con este tema y no se soluciona. Obviamente, las empresas aprovechan”.
Y advirtió que recientemente, detectó “una especie de espuma verde, un color extraño y llamativo” a la altura del Balneario de Esperanza. A los pocos días, recibió las inquietudes de las autoridades del Club “El Zar” y de los pescadores de la zona.
Por su parte, la diputada provincial Jimena Senn se hizo eco de las quejas expresadas por los lugareños que observaron “fuertes olores” y “colores extraños en las aguas del arroyo Cululú”. Por esta razón, “presentamos un proyecto de comunicación donde solicitamos, al Poder Ejecutivo, la realización de controles periódicos para poder conocer las causas del color en el agua, de los olores y poder determinar si se debe a contaminación”. La legisladora aguarda “tener una pronta respuesta” ya que la iniciativa fue aprobada la semana pasada en la Cámara Baja.

Denuncias
Ante la falta de reacción de los organismos competentes, es imperioso apelar al compromiso de los vecinos y de las instituciones.
El guardafauna sostiene que “son casos repetidos, la gente está muy cansada pero también tendría que denunciar” para motorizar el control sobre la mayor presunción de esta problemática: el volcamiento de efluentes industriales en los espejos de agua.
Bisang remarcó que hacen “las denuncias correspondientes” en la Comisaría Nº 5 de Humboldt cada vez que advierten este tipo de contaminación y mencionó que “un grupo de rancheros radicaron una denuncia ante el Juez de Faltas de Pilar”. Mastropaolo también efectuó los reclamos correspondientes ante la Unidad Fiscal Esperanza, la Guardia Rural Los Pumas y el Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia de Santa Fe “para que investiguen de qué se trata y de dónde proviene”.
“Aspiramos a que cada empresa haga la denuncia de volcamiento correspondiente”, aseveró el presidente de la entidad deportiva. Al mismo tiempo, instó a los organismos ejecutivos y judiciales a investigar y aplicar la legislación vigente para proteger la salud de los habitantes y la integridad del ecosistema.
Aunque el problema es reiterado, Bisang anhela una solución duradera. En este sentido, recordó que entre 2002 y 2004 “logramos el saneamiento de la cuenca, en gran parte de lo que provenía de Rafaela” en un trabajo conjunto con el municipio local y la cartera provincial.

Ambiente
Quienes frecuentan los arroyos mencionados, dan cuenta de sustancias verdes, blancas y marrones en los arroyos Las Prusianas y Cululú; que luego desembocan en el río Salado. Esto implica que dicha contaminación afecta a varias localidades de los departamentos Las Colonias.
Desde la Legislatura Provincial, Senn indicó que están analizando “distintas opciones para que se tome conciencia de la importancia del cuidado y la preservación del medioambiente” y añadió: “vamos a usar todas las posibilidades y las alternativas que tengamos a nuestro alcance”.
Es hora de encontrar soluciones que tengan que ver con el cuidado del medio ambiente, y el respeto a la salud y a la propiedad privada ajena.