25.1 C
Esperanza
lunes, octubre 3, 2022
InicioActualidadSe fue al cielo el último de los tres mosqueteros institucionales

Se fue al cielo el último de los tres mosqueteros institucionales

Hacían un trío magnífico. Llenaban de alma, corazón y vida a las instituciones donde estuvieron. La FAVE, el Hospital, la Comisión de Festejos y Homenajes de Esperanza, las parroquias, la Sociedad de  Canto, las entidades de la cultura y sociales. Donde había una necesidad o un bien que hacer, ellos estaban.

 

Se fue al cielo, a los 93 años, el último de la tríada maravillosa, el tan querido Adelmo Roldán.

Y esta mañana se abrazaron en el cielo para seguir haciendo el bien: Adelmo Roldán que se fue de esta tierra ayer; Rubén “palmerita” Leonardi en agosto de 2016, y Antonio “el toti” Aquere en mayo del año 2015. Todos tuvieron una vida extensa y llena de frutos multiplicados.

Adelmo Roldán fue un reconocido dirigente de entidades intermedias, pero brilló su estrella en su tarea magnífica en la Comisión Permanente de Festejos y Homenajes de Esperanza durante los gobiernos de Carlos Fascendini y Rafael De Pace especialmente. Y por largos años fue presidente de la Asociación Coperadora del Hospital SAMCo de Esperanza, llevando adelante como cabeza de un nutrido grupo de participantes representantes de entidades intermedias de la comunidad, una tarea extraordiria en cuanto a obras trascendentes para el nosocomio esperancino, que sirve a miles de vecinos por su asistencia en la salud pública.

Adelmo Roldán, junto a Antonio Aquere y Rubén Leonardi incluso fueron honrados por el gobierno municipal por su labor cumplida en favor de la comunidad esperancina y honrados por el Concejo Municipalde Esperanza en vida.

Quienes tuvieron la bendición de conocerlos, sólo pueden decir de la nobleza de sus vidas y del amor profundo y sostenido durante toda la existencia, por la ciudad de Esperanza, a la cual le dieron absolutamente todo.

Adelmo fue un ejemplo de cristiano, porque para él, la razón de su vida era “el otro” y especialmente el más desprotegido. Era un camino de amor que recorrió en cada paso, toda su vida. Adelmo amaba hacer el bien y era lo que lo hacía feliz.

Hoy, el dolor se expresa en el alma de sus hijos, nietos, familiares y amigos de Adelmo Roldán, que descansa desde esta mañana en el cementerio municipal, sólo físicamente. Porque el corazón y el amor por los esperancinos y la ciudad, seguirá teniendo por hogar la mente y el corazón de cada esperancino, que se suma al luto de la familia Roldán y deposita una oración y una flor ante su tumba, para que el eterno Padre le dé todo el amor que merece por cada una de sus acciones en favor de los más débiles y de la ciudad que ha amado con toda su alma y honrado con su vida.

 

Adelmo Roldán es honrado por el Concejo Municipal, junto a “Toti” Aquere.