9.4 C
Esperanza
viernes, agosto 14, 2020
Inicio Actualidad Treinta años de profesión del periodista sancarlino Alfredo Vidolini

Treinta años de profesión del periodista sancarlino Alfredo Vidolini

“Un día como hoy, pero hace 30 años, empezaba a trabajar en el canal local.
Yo era un pibito q estaba en la secundaria y me presentaba como candidato a Presidente del Centro de estudiantes de la 213 (¡comercio!).
Fueron del cable a hacernos una entrevista y creo que les gustó algo de lo que dije. Me invitaron a trabajar en la tele, (gracias a Marisa Prina) para hacer notas, leer partes de prensa y realizar la conducción.
Tres décadas después, acá estoy, pensando en comunicar siempre de la manera más honesta, prudente y plural posible.
Hoy, cuando se debate el rol de los medios, celebró que haya pequeños lugares, donde se pueda trabajar con libertad sobre temáticas delicadas, y donde se escuchen todas las voces.
La diversidad de voces, debe ser absolutamente innegociable, por que de esa pluralidad surgen ideas enriquecedoras que pretenden una sociedad mejor.
Gracias a los directivos que estuvieron, en especial Enrique Baroni, Jorge Imhoff y Víctor Godano (Araña y Bicho hoy continúan).
Gracias a los compañeros de trabajo, a todos intenté ayudar y me ayudaron, de todos aprendí.
Abrazos a entrevistados, televidentes y auspiciantes que tuvieron la generosidad de permitirnos hacer periodismo.
Besos a la familia y amigos que bancan sinsabores y felicidad, típicos gajes del oficio.
Disculpas por los errores involuntarios, nos comprometemos a seguir perfeccionándonos, por que en este laburo las ideas nuevas y los proyectos nos mantienen más vivos y plenos.
Las elecciones para la Presidencia del Centro de estudiantes en 1990 la perdí, me ganó Roberto Camusso, hoy el es sacerdote y yo gracias a esas elecciones soy periodista.
Nos encontramos de casualidad en noviembre viendo a Colón en Paraguay, nos saludamos de paso, rápido, estábamos ansiosos por el partido.
El me dijo: Hola turco, ¿seguís en el cable? Mi respuesta fue: Si.
Yo le dije: vos ¿seguís siendo cura? Me dijo: Si.
Hoy, 30 años después, los dos estamos felices, y me di cuenta que en realidad ambos ganamos”.