Sign in / Join

Brilló el tango en las calles de Esperanza

“Las callecitas de Esperanza tienen ese ¿no se qué viste? Uno va por Castellanos, llega a San Martín y la calle va en uno”. Desde lo alto de la Nueva Royal, del Palacio Municipal o de la Basílica dela Virgen, “te sale a saludar la gente linda, y se levantan campanarios con su risa”, entonces ellos, los artistas, le “cantan a la ciudad a media voz”.

Domingo, de romería, la plaza siente el fresco que se levanta y el tiempo duda en sumarse a la fiesta o estropearlo todo. El conductor “Nino” Chacon Allin, le pide al Dios de la Basílica para que se incline del lado de la fiesta. Y Dios, que siempre ha sido bueno, hace caso.

Y el adoquinado de San Martín y Aarón Castellanos recibe al ballet estable del Club de Tango Esperanza, en el Día nacional del Tango. En el cielo brillan tres o cuatro estrellas rebeldes. En la esquina son más haciendo firuletes y sacándole viruta al adoquinado.

René”Barón” Clerici canta cosas del arrabal porteño, de la pebeta, del escabio y los malevos, mientras que Gastón Baigorria, pinta faroles, equinas, guapos, bailantas y poetas arrabaleros en la noche de Esperanza, ante un público importante y entusiasta.

El tango y sus poetas son el alma de la fiesta y cada uno de los temas, conmueve el corazón con artistas de mil batallas, todas victoriosas.

El “Negro” Laratti sube a escena con su bandeonionista cordobés de pura cepa. Su guitarra y sus ocurrencias levantan el aplauso y le traen mil anécdotas a su alma en lo que fue su querida Esperanza, a la cual le canta su zamba.

Desde la ranchera a la chacarera,  y desde el pop del Club del Clan de “Palito” y Leo Dan hasta el tango, hacen estos dos artistas afincados en Villa Giardino, que la magia se haga risa y emociones. Cultivador de mil escenarios en las provincias argentinas, lleva con la sabiduría del artista callejero su dominio absoluto del escenario abierto y nocturno.

Cristina Copes y la comisión directiva del Club de Tango comparten con el público este adiós al 2018, que los ha visto presentar espectáculos de jerarquía en la ciudad,  y hacer trascender a sus artistas a nivel nacional en la ciudad cordobesa de Carlos Paz, con posible experiencia internacional, especialmente para el ballet de tango de Adrián y Tamara, dos maestros que se han vuelto de renombre y trascendencia, junto a sus calificados alumnos.

La noche va cerrando sus mantos de estrellas, las luces se van apagando de a una, la plaza calla y desde una esquina, unos grillos trasnochados cantan: “quereme así piantao, piantao, subite a los amores que vamos a intentar, la mágica locura total de revivir, este loco berretín que tengo para vos” .

Mientras una pareja de toda la vida, abrazados como cuando eran pibes, sale a volar por la ciudad, “con una golondrina en el motor”.

Tal vez sea cierto eso de que el tango siempre tendrá “el alma inquieta, de un gorrión sentimental”.

Daniel Frank

Deja una respuesta