Sign in / Join

El carnaval esperancino es de la familia

Sin dudas que había miles. Tal vez incontables. Mil más, mil menos, lo cierto que el carnaval en Esperanza tiene firma en su orillo. Y todos los años se renueva. Y a la gente le gusta, lo disfruta en familia.

A la vera de la calle Dr. Gálvez los sillones, las mesitas en muchos casos, y de cenar había de todo. Mucha gaseosa, escaso alcohol y una enorme sonrisa. Más que familias, en algunos espacios eran reuniones de familias.

Una masividad absoluta como para cantarle a lo popular, lo bien de pueblo y en absoluta paz y seguridad, sin miedos.

Y las palmas contagiosas, los chicos con las espumas por todos los rincones, los bares trabajando a full, los disfraces, las carrozas, las batucadas, los cuerpos de baile, las reinas. La música espectacular de Kaniche. Una fiesta.

Con la delicadeza de ser libre y gratuita para todo público. Para el que puede pagar y comprará en un bufet ayudando a una institución esperancina y para el que anda escaso de fondos. Para que la gente, de a poquito se vaya despidiendo del verano y de la vacaciones con una sonrisa en el corazón.

Y los coros cantando: “no, no hay que llorar, que la vida es un carnaval y las penas se van cantando”.

Deja una respuesta