Sign in / Join

Impresiona la cantidad de pasajeros de Esperanza hacia Santa Fe en los servicios del NECE

Desde hace un par de semanas, la terminal de ómnibus de Esperanza es una romería. Y no es que se haya instalado un shoping o se expendan tickets para recitales con cantantes famosos. Simplemente es gente que viaja en el NECE que hace el traslado de pasajeros de Esperanza hacia Santa Fe.

“Usted ve ésto, pero no el servicio de las 6,30. Ayer se tuvieron que implementar tres servicios de colectivos, todos llenos, de la cantidad de gente que había” nos cuentan en la Terminal de Esperanza.

El citado horario es central para estudiantes, trabajadores, personas que van por negocios, para atenciones médicas y otros trámites.

En un principio se pensó que como en estas semanas comenzaron las clases universitarias y son muchos los esperancinos que estudian en Santa Fe, tanto en la Universidad Católica y principalmente en las facultades de la Universidad Nacional del Litoral, esa era la razón del fenómeno, pero los boletos cortados en manos de los choferes indican que no es así. En un colectivo de 50 pasajeros son siete boletos. No suman de manera decisiva.

Ni idea

“Usted quiere que le digamos la verdad… La verdad es que no lo sabemos”, nos dicen quienes trabajan en la Terminal de Colectivos.

Algunos lo explican por el tema de los costos.

“Lo que pasa es que al precio que tiene la nafta, nadie viaja más en su automóvil” opinan en los pasillos de la Estación de Omnibus.

Mañana y tarde

Un hecho que hemos comprobado es que los horarios de la mañana, no son los únicos.

Las fotografías corresponden al horario de las 15 y la cola siguió extendiéndose desde las ventanillas del NECE hasta la mitad del espacio de dársenas donde arriban y parten los colectivos.

El Colono del Oeste tuvo cronistas en esta semana por lo menos en tres oportunidades por la tarde y los vecinos tampoco le encontraban explicación.

“La verdad es que el horario de las 13 y de las 15 tiene muchos pasajeros, pero hoy es imposible. No nos explicamos el por qué” comentan los pasajeros en opiniones que concuerdan, tanto las de los jóvenes que esperan pacientemente para comprar sus boletos, como de las personas de mayor edad.

Una cosa es real, y es que al parecer y por el momento,  no parecería ser un fenómeno de estación, porque esta asistencia de pasajeros se está sosteniendo todos los días de la semana, con la excepción de los fines de semana.

“Mire, yo vine a las 12 para viajar en ese horario. No había pasajes. La verdad es que incluso ya estaba vendido el pasaje completo para  el horario de las 13 también del Nece.

Así es que estoy aquí, en el horario de las 15 para poder viajar hacia Santa Fe. Tuve que esperar tres horas en la estación porque no sabía que ésto pudiera estar pasando. Desde ahora voy a estar prevenido y tendré que comprar el pasaje antes, porque no me puede volver a suceder esto”.

Sin dudas que la empresa pone refuerzos, como en el horario de las 6,30, no sólo uno, sino hasta dos colectivos más del transporte normal, por lo que suman tres colectivos repletos de esperancinos con destino a Santa Fe. Hay que recordar que  los transportes de pasajeros ya no llevan desde hace bastante tiempo, a pasajeros parados, sino que todos viajan sentados.

Lo que es un misterio es qué ha pasado. Sin dudas un fenómeno que no pareciera ser tan evidente, pero sin embargo, indudablemente que las respuestas existen, y por el momento las desconocemos.

El fenómeno, para quienes se lo preguntan, no sucede increíblemente al revés, desde Santa Fe con destino a Esperanza, porque en esos horarios se puede observar la cantidad que siempre se ha visto en cuanto a número de viajeros.

Lo mismo acontece con los pasajeros que viajan desde Esperanza hacia Rafaela y viceversa.

Hay que decir ciertamente, que más allá de alguna demora por el “malón” que aparece 15 minutos antes de la salida del coche en su horario, no hay quejas entre los pasajeros de la atención que se les da, ni que los hayan dejado “de a pie”.

La gente junta paciencia porque ve lo que pasa, algunos aprovechan para cargar los celulares, otros para comprar en el kiosco o pagar alguna factura del teléfono y demás, mientras los choferes lo toman con paciencia tailandesa. “Siempre los choferes te comentan, en la terminal de Esperanza, siempre hay gente, en el horario que pases” nos dicen.

Deja una respuesta