Sign in / Join

Remiseros: “Después del 2001, este es el peor momento”

Choferes de remises en la ciudad están preocupados. Alarmados por la situación económica. Son un sector de la sociedad que no necesita el INDEC para saber. Están en la calle y atienden a todas las edades y los sectores sociales. Y se ubican más allá de las ideologías y las manipulaciones de los medios y de internet.

“No hay un peso en la calle. Esa es la verdad. Trabajamos tres horas más por día y lo que recaudamos nos alcanza para pagarle el día a la base y llevar unos pesos a casa.

Pero la gente camina, va en bicicleta, en moto, en automóvil, pero no en remise. En un primer momento la gente deja lo que cree es superfluo, después la crisis lo hace sacrificar con cosas como el remise y luego llega bajar la alimentación” dice un trabajador del volante de hace muchos años.

“Lo peor lo llevan los jubilados. Porque ellos tienen que ir y volver en remise. De día la bajada de bandera es de 40 pesos, que se hacen 80 pesos y más. El promedio es de 100 pesos. Y ganan unos 7 mil pesos por mes. Esa gente es pobre y con cada boletazo de luz, agua, gas, es cada vez más pobre. La sociedad se va empobreciendo de a poco”.

“Yo digo sinceramente. Después del año 2001, este es el peor.

Ahora anda el rumor que en un par de semanas aumenta otra vez la nafta. Ya aumentó el gas para los automóviles un 15% y para los hogares el 40%.

Ya dejamos pasar dos aumentos del combustible, pero ahora vamos a  tener que charlar, porque otro aumento, no se aguanta, aunque el pasaje sea muy malo.

Encima están los aumentos. Los otros días fuí por un repuesto, estaba 800 pesos. Lo fui a buscar ayer: 1.600 pesos” dicen los remiseros.

“La gente se ha bajado de los autos. Prefiere ir en colectivo. Vea la estación de colectivos por la mañana. Nunca se ha visto que partieran todos los días tres colectivos del NECE a las 6,30. Esa gente va a trabajar, al médico o a hacer trámites a Santa Fe. Ya no va en automóvil o en remise. Va en colectivo.

Hasta hace poco tiempo, los remiseros teníamos como clientes fijos a chicos que iban a la escuela. Eso ya no existe más. Te llaman por urgencias, si es que llueve. Los llevan en motito, se juntan en un auto varios chicos del barrio, lo que sea, pero el remise es carísimo para ellos, no pueden pagar 200 pesos por día, necesitan la plata para comer, pagar impuestos o servicios, porque los que más usan el remise son chicos de familias que viven lejos de las escuelas” cuentan.

 

Despensas

En las despensas, otro de los sectores que “testean” la calle y la situación social dicen: “la gente ha bajado el consumo hoy de la comida. Se compran menos alimentos. Lo único que se mantiene es el alcohol y la cerveza. Me da vergüenza decirlo, pero es así. El resto, los alimentos, tienen mucho menos consumo”.

El discurso de los despenseros no necesita de comentario aleatorio sobre lo que ellos ven todos los días.

Deja una respuesta