Sign in / Join

Los unos, los otros y el F.M.I.

“Los argentinos tenemos esa rareza universal de discutir sobre todo, todo el tiempo y un tema del cual desde siempre hablamos es de la pobreza. Pareciera necesario debatir mucho todo el tiempo para no hacer casi nada todo ese tiempo.
Pero más perverso aún es escuchar a los dirigentes políticos, especialmente a los que sumieron al país en el saqueo y generaron una fenomenal pobreza, subidos al altar de los poderosos diciéndonos como ellos mágicamente en un abrir y cerrar de ojos convierten a todos los pobres en una clase social ascendente y progresista. Cabe preguntarse porque no lo hicieron en los largos períodos que gobernaron el país, 25 años de los últimos 35 que dejaron un humillante 32% de pobres. Ahora bien, están dispuestos ellos y toda la clase política a colaborar en la epopeya, porque el discurso es fácil, pero cuánto de sus bolsillos y privilegios van aportar?
Efectividades conducentes y compromiso real. También de empresarios, sindicalistas, ricos y no tan ricos, de todos. Por estos días, como somos argentinos y discutimos todo, estamos en un gran debate nacional: FMI si o FMI no. Pareciera hasta risueño sino fuera patético escuchar; no al ajuste, no a las condiciones, no a devolver lo que pedimos en las condiciones del prestador sino como a nosotros se nos da en ganas, consecuentemente decimos si a los subsidios de todos los tipos y colores, si a seguir agrandando el gasto público, si a los privilegios autoimpuestos. Está más que claro que lo mejor es no solo no ir al FMI, sino no pedirle préstamos a nadie, pero alguno de todos los iluminados economistas, gurúes financieros y salvadores de la patria puede explicarnos de dónde sacar la plata para continuar el festival mundial del subsidio?.

Somos curiosos en nuestra verba y en el último furioso ataque de nacionalismo, hablamos de soberanía nacional con tal facilismo ideológico del clásico argentinismo del “somos los mejores”, “somos la reserva moral del mundo”, “nunca nos someterán”. De lo que nos pasa a los argentinos no estamos exentos nadie, ni siquiera los pobres, que no son partícipes secundarios y también es necesario preguntar si realmente están dispuestos a salir de la pobreza y si están dispuestos a asumir un rol activo para ello, a comprometerse y prepararse.

Es cierto que es el Estado quien debe proveer los mecanismos y herramientas, pero no menos cierto es que debe existir receptividad, voluntad y deseos de un tiempo mejor.

El debate no es más pobres, menos pobres, FMI si, FMI no, el debate es ¿queremos los argentinos realmente vivir mejor? Si lo queremos, debemos asumir cuál es la realidad del país, para luego comenzar a cimentar los pilares de una sociedad más justa, solidaria, comprometida y seria, esto no es mágico, es esfuerzo, sacrificio y trabajo… de todos”.

René Carlos Guibert (ex concejal de la ciudad por la UCR. Integrante de Cambiemos).

1 comment

Deja una respuesta