Sign in / Join

Un puente demasiado roto

Otro accidente de tránsito en la zona de puentes sobre el Río Salado, en la Ruta Provincial 6. En el anterior, un transporte de carga quedó colgado de la baranda, con sus ojos clavados en las profundas aguas del Río Salado. Un milagro que no cayera.

En la noche del miércoles, un automóvil Ford Focus y una camioneta Renault Kangoo chocaron en uno de los puentes aliviadores ubicados al norte del puente carretero, en zona del Balneario Camping Municipal.
El utilitario azul quedó a centímetros de caer al río y perderse en el torrente ante el espanto del conductor que vio la muerte a metros de su cara y de sus ojos.
Otro milagro de Dios y de la Virgen Niña.
Va a suceder que un día, ambos, se van a cansar de hacer milagros. Como dicen los abuelos: “No llames tantas veces al Diablo, porque un día va a venir”.
Más allá, de la equivocada política de profundizar cuanta zanja, zanjón, canal y curso de agua existe aguas arriba del Arryo Cululú y demás cursos del Salado, que cada día más, inundan a poblaciones y territorios de Las Colonias, como el Canal Vila- Cululú que se está haciendo ahora en la zona de Sunchales y que terminará por inundar peor a Las Colonias; el puente carretero, seguirá siendo el dique de contención para hacer que toda esa enorme masa de agua, se quede en Las Colonias y en Esperanza, para que Santa Fe no se inunde.

Un párrafo aparte – largo- merece el tema del vetusto, inútil, vergonzante puente carretero que une a Santa Fe con Santo Tomé que es parte de la solución integral para las inundaciones y obras pluviales urgentísimas de hacer.
En este tema, Esperanza y Las Colonias es la víctima de cuanto gobierno provincial haya pasado. Y hay estudios de organismos, institucones y organizaciones que lo certifican cientificamente. Aguas arriba hay tres vertientes sobre el Salado y Las Colonias. Un día inundarán las tres a lavez. Entonces el norte de Esperanza va a desaparecer. Eso dicen los estudios.
El puente del Salado tiembla a cada paso de un camión con carga. Es de imaginar cuando coinciden dos, que a veces no pueden pasar ambos a las vez por sus tamaños.

Pasará que un día de estos, Dios y la Virgen Nña no van a estar ahí.
Daniel Frank

Deja una respuesta